Lo que llevo dentro tiene sabor a menta.







Muchas veces me pregunto de dónde saco toda mi imaginación, y solo hallo una respuesta posible. Durante mi niñez mi padre nos solía contar cada noche cuentos inventados antes de dormir. Tenía la facilidad de sorprendernos con una historia aún más increíble a la anterior y siempre improvisadamente. La única condición era que eligiésemos tres personajes, entre los cuáles yo siempre elegía a "Pepito Grillo". Recuerdo como nos contaba cuentos con toda serie de detalles, incluso podíamos verlo, nos lo imaginabamos a la perfección. Era alucinante como conseguía producirnos distintas emociones, desde alegría hasta una tristeza momentánea. Si tubiese que definir la imaginación con un sabor, elegiría la menta, porque mi padre se lavaba los dientes justo antes de contarnos un nuevo cuento. Es una pena que me quedase con ganas de escuchar más cuentos... pero es así de repente se pasa la vida y te toca ser mayor.

¡Qué fácil era ser pequeña...!


Mi única respuesta, es que tanto la imaginación, como las bromas entre otros, los llevo en los genes, heredado de mi padre... Al igual que sé que el esfuerzo y la constancia por escribir cada vez mejor son valores adquiridos por mi madre. Algún día me gustaría hacer reír a mis hijos con un simple cuento improvisado. Intentaré enseñarles una serie de valores de forma divertida, haciéndoles soñar con lugares maravillosos y que se sientan felices por el simple hecho de que la historia acabe con un final feliz.



A lo largo de mi vida he pasado por muchas etapas, algunas fueron felices, otras en cambio complicadas... Nadie me dijo que la vida fuera fácil... de hecho el Ser Humano aprende a base de palos, cito: "Si la vida te da palos, hazte una cabaña". En ocasiones las cosas no salen como has ideado o ni siquiera habías pensado, pero tarde o temprano, el tiempo te enseña a ser fuerte, a salir adelante, sólo tienes que conseguir un motivo e intentar ver lados positivos.

Aún me queda mucho camino que recorrer, pero sinceramente espero acabar el cuento del que soy protagonista con otro final feliz.




Cristina García Montes.

5 comentarios:

{ Demiankai } at: 27 de abril de 2011, 21:56 dijo...

Me encanta. I LOVE IT.

{ Lydia } at: 27 de abril de 2011, 23:41 dijo...

ohhh, que nenas mas monas!!! eres tu alguna de ellas??

http://rockerules.blogspot.com/

{ Cristina } at: 27 de abril de 2011, 23:50 dijo...

Si... la del pijama de lunaritos jaja... es una historia real :) gracias

Tu padre favorito at: 10 de mayo de 2011, 20:51 dijo...

Ya hace tiempo que no os cuanto cuentos, que las risas de la noche no nos lleva a un sueño de fantasía y aventuras, que quizás se callaron los protagonistas, que pepito grillo se queda esperando un nuevo papel en el próximo cuento, pero no dudéis que el autor de todos ellos está aquí mismo, que jamas me marche demasiado lejos. Quizás el cuento de la vida no terminó demasiado bonito, pero los finales según quien los cuente pueden cambiar un poco, mira a tu alrededor, piensa cuanto ha cambiado todo, y luego piensa cuanto a influido los que te rodean en todo ello, quizás el final del cuento esté aún por escribir.

{ ReBeKiiina } at: 12 de mayo de 2011, 13:41 dijo...

Me encantaaa!! :) ahora mismo te sigo pasate por mi blog: http://milformasdeverlavida.blogspot.com/

Publicar un comentario

 
Blog protegido con © Copyright. Con la tecnología de Blogger.

¡VOTA! Valora el blog

Colabora

Podeis comentar las entradas, sino teneis una cuenta Google podeis recurrir a la forma anónima, un saludo.

Seguidores

Visitas del Blog

Translate

Se ha producido un error en este gadget.

Encuentrame en:


"Siempre habrá un perro perdido en alguna parte del mundo que me impida ser feliz".

© 2010 Cristina García Montes Design by Dzignine
In Collaboration with Edde SandsPingLebanese Girls